3.5.09

La historia de Xena, parte 2

Un día, Xena se me perdió. Yo estaba acostumbrada a que despareciera un rato del día, pero siempre la volvía a ver en la noche. Ya era tarde de noche. Di vueltas por las calles cercanas, imaginando que a lo mejor la habían atropellado, pero no la encontré.

Regresé a mi casa y mi vecino (que resulta ser mi tío) me llamó: "Creo que Xena está por aquí, estoy oyendo su maullido". Salimos a su patio y la oía claramente, sabía que era ella, la llamaba por su nombre y maullaba aún más, pero no lograba verla en la oscuridad.

Me subí al techo para tener una perspectiva más amplia y seguí llamándola. De pronto, de la punta de un gran árbol, se asomó una gatita para dejarse ver. El árbol además, estaba en la siguiente casa.

Cual chiclé, llamé a los bomberos. Un larguísimo camión rojo se paró frente a mi casa. Me dio un poco de pena con los bomberos, hacerlos venir por un gatito en un árbol, pero ellos dijeron que a cada rato los llamaban por casos así.

Con una súper escalera retráctil, uno de los bomberos, subió por el muro y se metió a la casa de a lado (oh sí, provoqué un allanamiento de morada), se subió al árbol, tomó a Xena y ella comenzó a arañarle el brazo. El bombero la arrojó hacia el patio de mi tío y Xena salió volando como E.T. frente a la luna. Cayó, hizo un quejidito y salió huyendo.

El bombero todo arañado, súper buena onda, me dijo que no había problema, que esas cosas pasaban. Me fui a dormir preocupada por no saber de Xena, llorando un poco. Al rato, se subió a mi hamaca y se durmió sobre mi pecho como si nada.

2 comentarios:

  1. Doble susto que te sacó la Xena en un día caray!.. Pero lo lindo fué que llegó por la noche tan linda como siempre! Linda historia real!
    Saludos...

    ResponderEliminar
  2. ¡Hazme el sagrado favor! Jamás pensé que los bomberos locales hicieran eso. Definitivamente que se han ganado mi cariño jejejeje

    ResponderEliminar

Deje su mensaje después del tono y así